Aire comprimido de Kaeser Kompressoren para la central lechera Ammerland
Central lechera Ammerland

Todo como la seda. Aire comprimido para la «Vía Láctea»

Aire comprimido «made in Germany». La central lechera Ammerland crece con un sistema de recuperación del calor KAESER.

La central lechera Ammerland de Dringenburg funciona como una cooperativa y es dirigida exclusivamente por ganaderos de la región. Se trata de una lechera tradicional en una zona rural que se ha convertido en una moderna empresa con el paso de los años. Actualmente, su crecimiento es imparable.

En 2013 ya contaba con 90 camiones cisterna propios, que transportaron a lo largo del año casi 1,4 millones de toneladas de leche desde las granjas productoras vecinas hasta la central. Este volumen suponía un 7,3 % de aumento con respecto al 2012, y no parece que esta tendencia vaya a cambiar.

Pero lo que por un lado es motivo de satisfacción, por otro provoca alguna que otra dificultada: la central debía adaptar su crecimiento al ritmo de la demanda, y además, hacerlo rápido.

Necesitamos un aire comprimido seguro y que se atenga a unos requisitos de higiene muy estrictos.

Como consecuencia del crecimiento constante, el complejo de edificios de la central se amplía. En la sección de fabricación de queso y mantequilla, la demanda de aire comprimido también aumenta. Las líneas de producción de los distintos tipos de queso funcionan ininterrumpidamente y consumen una gran cantidad de aire de control, que ha de estar siempre disponible con una calidad alta y homogénea. Pero el mayor reto en la central lechera sigue siendo cumplir los requisitos de higiene exigidos en la fabricación de alimentos.

Aire comprimido de Kaeser Kompressoren para cumplir los exigentes requisitos de higiene de la industria de la alimentación
En las centrales lecheras deben respetarse las estrictas directivas de higiene a las que se somete la fabricación de alimentos en general.
Ahorro energía: seguro que podemos hacer algo más

El sector de elaboración de quesos consume también mucha agua caliente: En la fabricación de quesos frescos se usa como agua de lavado, para homogeneizar la estructura del queso. Además, al tratarse de agua limpia, el suero que genera la leche al concentrarse, se puede calentar y utilizarse para limpiar. Desde luego, esta era una gran oportunidad para que KAESER demostrase sus conocimientos sobre sistemas de recuperación del calor del aire refrigeración de los compresores.

La nueva estación KAESER funciona con toda fiabilidad

Los compresores, secadores y filtros que forman la estación se encuentran ahora en una sala nueva y espaciosa. Este sistema instalado por KAESER incluye dos compresores de tornillo seco de las series DSG 220 y FSG 420 combinados con sendos secadores frigoríficos de la serie TH 451 para un aire comprimido seco. Los secadores y filtros garantizan un tratamiento del aire acorde a las exigencias del sector de la alimentación. El sistema de recuperación del calor para el agua de lavado y el suero funciona igualmente a toda máquina.

Compresor de tornillo seco en la central lechera Ammerland.
En funcionamiento: Un secador de tornillo seco DSG 220 y uno FSG 420 junto con dos secadores frigoríficos TH 451.
El director técnico de Ammerland está encantado

Ralf Leffers, director técnico de la central lechera, está más que satisfecho con el rendimiento y la eficiencia energética de la nueva estación de aire comprimido. «Al elegir KAESER, dimos justo en el clavo» — dice el Sr. Leffers. Los criterios decisivos para optar por KAESER fueron su alta cualificación y sus fundados conocimientos. Pero eso no fue todo: El hecho de que KAESER KOMPRESSOREN sea una empresa nacional y ofrezca máquinas «made in Germany» resultó muy atractivo para la dirección de la empresa.

Al elegir KAESER, dimos justo en el clavo
Ralf Leffers, de la central lechera Ammerland.

La central lechera Ammerland está perfectamente equipada para seguir creciendo. Las próximas ampliaciones previstas son la apertura de una nueva línea de elaboración de queso y la ampliación de la central lechera. Sea como fuere, la producción de aire comprimido no volverá a crear problemas.

Aquí se llega a los productos